24 jun. 2012

Lo que fue el "Ahora tú"

Asistí el sábado pasado, día 23 de junio, al encuentro "Ahora tú" en el IFEMA de Madrid y tengo que confesar que, dejando al margen el folclore asociado y los fines lucrativos a través de una exitosa (doy fe!) venta y firma de libros y discos de los participantes, me gustó mucho y disfruté de las excelentes intervenciones. Aquí reflejo algo de lo que allí ocurrió.

El primero en salir a escena fue David Otero, el Pescao, que ofreció varias actuaciones cortas, una entrevista y ayudó bastante a dinamizar la colorista fiesta final. En resumen bien, me quedo con su referencia a la necesidad de apostar por la pasión y ser capaces de abandonar otras cosas por lo que realmente nos gusta. Animó a tener Ilusión para cambiar.

El siguiente en escena fue un genial Eduard Punset que bajo el título de "¿Qué nos predispone?" dejó constancia de su sabiduría y me confirmó una vez más que me gusta mucho más hablando que escribiendo libros. Punset reflexionó sobre la importancia de la alimentación y su influencia en el sistema nervioso, lo que define también la forma de percibir las cosas y, por tanto, lo que determina nuestra manera de actuar. Dieta y ejercicio influyen en la salud física y propician que se viva más y mejor. Para ello recomendó entre otras cosas el ejercicio mental (hacer sudokus!) porque la memoria mejora notablemente.

Un segundo descubrimiento importante que mencionó es que gracias a las "ratitas" sabemos que son las más alegres, y las que se relacionan más, las que viven más e incluso consiguen transformar la estructura del cerebro. Además, llegan a tener un impacto positivo en la conducta de los demás. Es un aspecto fundamental, es ahora cuando empezamos a conocer un poco las emociones y gestionarlas, pero hay que profundizar en su estudio.

Comentó de forma didáctica y adornada el estudio de Walter Mischel en la Universidad de Columbia, conocido como el test de los Marshmallow (las chuches conocidas como masmelos o nubes), porque permitió conocer la importancia del control de los estímulos y del refuerzo retardado para el éxito emocional y social. Se trata de un estudio longitudinal a lo largo de catorce años en el que los niños fueron expuestos a elegir entre comerse una nube o esperar unos minutos y poder comer dos. Mischel demostró con el tiempo que los más impulsivos tenían baja autoestima y umbrales bajos de frustración (Punset lo dijo gráficamente como bandarras) mientras que los que habían esperado para comer más eran personas socialmente más competentes y con mayor éxito académico.

Otros comentarios interesantes fueron, por ejemplo, su convencimiento de que el pasado siempre es peor o que el entretenimiento es fundamental para progresar. como dijo, no sirve para nada el conocimiento porque lo esencial es profundizar en el conocimiento conciliando entretenimiento y conocimiento.

Para finalizar y dando respuesta a la pregunta de ¿Que es la felicidad? concluyó que es la ausencia del miedo, la existencia de relaciones personales y el control de nuestra vida. Si bien, añadió, a veces un poco de miedo sirve para alertar sobre las amenazas, "pero solo un poco de miedo".

Después, un brillante Mario Alonso Puig habló sobre "Construyendo TÚ sueño. El poder de la inteligencia, la imaginación y la pasión para crear una nueva realidad". Me pareció muy buen orador y su presentación fue muy amena, llena de citas, ejemplos y frases célebres y transmitiendo mucho optimismo para desarrollar los sueños propios y transformar la realidad con coraje. En otro contexto y sin haberlo visto en escena podría parecer un predicador de autoayuda pero no, de verdad que transmitió mucho.

Empezó con una parábola del dios Brahma según la cual éste condenó al ser humano escondiendo su sabiduría en el corazón. Ahí es dónde el hombre debe buscar las respuestas, a través de la introspección. Lo adornó con frases como "Despertar a tu verdadera naturaleza es el comienzo de todo" y "Deja de buscar fuera respuestas que solo las vas a encontrar dentro", para terminar con la frase de Unamuno "Ni arriba, ni abajo, ni a la derecha, ni a la izquierda, ni atrás ni adelante, sino ¡a dentro!".

Como Punset, también habló del miedo, diferenciando entre la sensatez/prudencia que protege y el pánico que anula. Según él, la mayor parte de los miedos son percepciones.

Insistió en la importancia de los sueños y de llevarlos a la realidad, de transformar la realidad. Todos tenemos en nuestro interior un potencial para ser felices y no necesitamos escuchar el ruido mental que suponen otras voces agoreras. Se triunfa si estamos decididos a hacer los sueños realidad.

Tomando como ejemplo el tigre de bengala y de animó a "hacer lo que tengas que hacer para perseguir la oportunidad, no darse por venido porque no se sabe cuando va a surgir la oportunidad". Y no debe confundirse la fantasía con la imaginación. Lo importante es una chispa que encienda el entusiasmo.

Finalizó con un consejo "piensa en grande y actúa en pequeño, haz tu estrategia, el futuro no es algo que te encuentras sino que tú preparas".

Por último, Álex Rovira ("Equilibrio y bienestar emocional"). Quizás demasiado predecible, más filosófico y un poco predicador que los otros dos ponentes, con ejemplos que encadenados uno tras otro resultaron un poco dispersos. Para mi aportó menos a pesar de que cuando le oigo en la Cadena SER me gusta, pero aquí quedó un poco más flojo.

Su principal tesis fue que el saber es fundamental pero lo que nos trasforma es el creer, "creer es crear". Para ello el amor es lo que vence a todo, citando a Virgilio, y hay que poner la inteligencia al servicio del amor. Hay que buscar los momentos de epifanía, entendida como una revelación de consciencia, nada de milagros. Otras perlas un poco deslavazadas fueron cuando recordó un dicho tibetano que recuerda que " ten cuidado cómo miras el mundo porque así será" y cuando habló de longanimidad como la grandeza y constancia de ánimo en las adversidades, además de incluir la generosidad.

Tres momentos de Alex Rovira fueron muy emotivos. Primero recomendando la lectura de un libro imprescindible, "El hombre es busca de sentido" de Viktor Frankl, poco que añadir a ello.

Segundo, cuando contó la anécdota del violinista israelí-estadounidense Itzhak Perlman que enfermó de niño de poliomielitis teniendo que utilizar muletas desde entonces y que por ello toca el violín sentado. En un concierto en el Lincon Center se le rompió una cuerda de su violín y ante la idea del director de suspender el concierto él adaptó sus notas a la nueva situación, algo que según los expertos es casi imposible. Demostró con ello que "en la vida se tiene que ser capaz de saber qué se puede hacer con lo que dispone cada uno" y poniendo de manifiesto la importancia de la voluntad y su capacidad de transformar la realidad.

Por último, el momento más emotivo fue cuando mencionó el ejemplo, deslumbrante y que por muchas veces que se cuente siempre impresiona, de Dick Hoyt y su hijo Rick que tiene parálisis cerebral. En Internet hay mucha información sobre ellos, incluso una página que recomiendo visitar: http://www.teamhoyt.com/.

Al final el hijo estudió en la Universidad de Boston y han recorrido juntos, entre otros, 25 maratones de Boston. Pero no solo han corrido maratones juntos (el padre arrastra al hijo mediante artilugios que él mismo diseña) sino que también han finalizado el Iron Man (3,8 km de natación, 180 km de bicicleta y una maratón –42,195 km– para acabar). El padre, por amor, con el lema Yes You Can! ha cambiado la vida de su hijo y le ha dado un sentido que pocos le auguraron cuando este era pequeño y estaba casi desahuciado.

Se despidió con una frase de Séneca: “La suerte es lo que ocurre cuando la preparación encuentra la oportunidad”.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Datos personales

Páginas vistas en total