27 abr. 2013

El circulo de la motivación


Una actitud positiva es clave para ver las oportunidades que nos ofrece la vida. Eso es lo que piensa Valentín Fuster en su último libro El círculo de la motivación, Editorial Planeta, escrito con la colaboración de Emma Reverter. Se trata de un libro muy fácil de leer en el que Fuster ofrece su visión personal y su propio método de lo que debe ser la motivación personal.

Para Fuster, las personas resueltas y optimistas aprenden de los infortunios y salen reforzadas de ellos. Los momentos duros no conducen entonces al resentimiento sino a la empatía, la generosidad y el empuje creativo. Esa disposición de ánimo tiene para él un indudable componente genético, pero también puede adquirirse durante la infancia. Su teoría la expresa como un recorrido a través de un círculo que asemeja la evolución personal, un círculo como este:



El círculo consta de cuatro fases: motivación, satisfacción, pasividad y frustración. La motivación permite subir por el círculo, en el sentido de las agujas del reloj, hasta llegar a la satisfacción. Podemos avanzar por el círculo reforzando nuestra madurez y nuestros vínculos con la sociedad. Para ello sugiere cuatro tareas (4T) para alcanzar la madurez personal (tiempo para reflexionar, talento por descubrir, transmitir optimismo y tutoría) y cuatro acciones (4A) que refuerzan nuestra relación con la sociedad (actitud positiva, aceptación, autenticidad y altruismo).

Dos temas destacaría yo del libro. Primero, la gran capacidad de observación de este gran cardiólogo, de más de setenta años de edad, a través de cientos de casos reales durante su larga experiencia vital. Demuestra su gran experiencia en observar a sus semejantes y en proponer o sintetizar métodos para progresar en la vida.

El segundo tema que quisiera destacar es que, creo, hay demasiada presencia del yo durante todo el libro, y la mayoría de las veces cae en la autocontemplación, con descripciones de éxito personal que seguramente son muy reales pero que quedan excesivamente egocéntricas. Creo que un poco más de relativización o distancia del yo no hubiera estado mal, todo ello sin olvidar los indudables méritos personales.

Al final, quizás como justificación de una visión tan personalizada, Fuster reconoce que "decidí exponer muchos aspectos de mi vida privada en este libro y explicar cómo he superado los obstáculos que he ido encontrando a lo largo de un viaje vital de setenta años...para que pueda ayudar a otras personas que han caído en una actitud de pasividad o están frustradas". Porque para él, la motivación debe cultivarse a diario, con constancia y una actitud activa para no caer en la pasividad y la frustración.

Para terminar me gustaría destacar tres frases suyas del libro y un párrafo a modo de conclusión:

"Mostrar nuestras vulnerabilidades nos hace fuertes".

"Todos tenemos un talento innato y un gran potencial por explorar".

"Un líder es alguien que, por lo general ha sido capaz de superar vicisitudes adversas y ha salido reforzado tras la experiencia".

"La vida está llena de retos y obstáculos, de vacas gordas y vacas facas, de ciclos de prosperidad y abundancia y ciclos de crisis y sequía. Atravesaremos momentos en los que todo fluye, momentos en los que tendremos la sensación de estar atascados y momentos de cierta desazón. El mérito consiste en encontrar la motivación necesaria para levantarse y la valentía para volver a andar".

En definitiva, libro fácil de leer y de lectura muy recomendable.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Datos personales

Páginas vistas en total