23 sept. 2015

La felicidad puede ser eso

Está claro que por muchos sesudos escritos y originales definiciones que se hayan dado a lo largo de la historia sobre la felicidad, que constantemente estamos incluyendo en este blog, como también se ha dicho, cada uno tiene su propio criterio para definir y vivir la felicidad. Me gustaría recomendar aquí la lectura de una curiosa columna del humorista Joaquín Reyes en EL PAÍS de ayer, 22 de septiembre de 2015, con el título Mi felicidad blindada.

Corresponde a una contribución periódica de Joaquín Reyes en EL PAÍS en la que, con el encabezado de Porque lo digo yo, hace comentarios más o menos graciosos sobre diversos temas. En esta ocasión habla de la felicidad, su propia felicidad, a la que añade el subtítulo de: "A la mínima oportunidad, prémiate. No hace falta buscar una excusa para ser dadivoso con uno mismo".

Se puede pensar que su opinión es frívola, insolidaria, egoísta, pero, como dice otro de nuestros grandes humoristas, José Mota, "...y sisi!". Esta es la copia literal de la graciosa columna:

Nunca nadie me lo ha preguntado, pero hoy voy a hablar de algunas de las razones por las que gozo de este evidente y casi obsceno estado de felicidad.
Cero autocrítica. No se me ocurre peor plan que estar, mentalmente, diciéndote lo que has hecho mal. La autocrítica es un mal negocio que lo único que produce es frustración y melancolía. Sacúdetela a manotazos.
Quédate siempre con la primera idea. Está demostrado que darle vueltas a las cosas lleva al desánimo. Lo primero que se te ocurra (sobre cualquier tema) está bien. No caigas en el resobe intelectual que tanto desgasta.
Ocúpate solo de lo superficial. Cuando uno ahonda en lo que se suele decir “el meollo del asunto” lo normal es que no sepa ni por dónde empezar y se aturda. ¿De verdad quieres enredarte en cuestiones complejas si puedes evitarlo? La frivolidad no te va a dar ni un solo quebradero de cabeza. Te lo garantizo.
No hagas tuyos los problemas de los demás. Si alguien viene a contarte sus rollos, huye. Si no puedes, pon el salvapantallas. Y no bajes la guardia, hay por ahí mucha gente “cansina” que a la mínima oportunidad te van a poner la cabeza como un bombo con sus movidas. No les des oportunidad alguna. Tu salud mental y tu cutis te lo agradecerán.
¿No te hagas preguntas incómodas? Ni de ningún tipo en realidad, puedes llegar a conclusiones morbosas. Bajo ningún concepto practiques la espeleología emocional.
A la mínima oportunidad, prémiate. No hace falta buscar una excusa para ser dadivoso con uno mismo. Mírate al espejo y di: ¡me lo merezco! Después, averigua lo que te gusta y cómpratelo.
De nada.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Datos personales

Páginas vistas en total