8 mar. 2018

La amistad y la soledad en la edad adulta

Siguiendo con un post reciente sobre la soledad (Ver post) en el que mencionaba dos artículos interesantes sobre este tema, hoy comento el segundo, aparecido en la revista americana TIME, sobre la importancia de las amistades en la edad adulta o en la vejez.

Para empezar se destaca que en las amistades no hay ningún contrato que nos ligue a la otra persona, como en un matrimonio, y no hay vínculos de sangre, como en la familia. Un atributo realmente distintivo de las amistades es que son flexibles: elegimos a nuestros amigos y nuestros amigos nos eligen. Pero la vida moderna nos hace estar tan ocupados que muchas veces las personas se olvidan de seguir eligiendo entre sí y así ocurre que las amistades se desvanecen, algo que está sucediendo ahora más que nunca.

Así, la soledad va en aumento y sentirse solo aumenta los riesgos para la salud, como vimos en el otro post. Una de las consecuencias de la soledad es que se elimina la red de seguridad y del apoyo social.

Como se afirma en el artículo de la revista TIME, el antídoto es bien simple: la amistad. Porque ayuda a proteger el cerebro y el cuerpo del estrés, la ansiedad y la depresión. Estar cerca de los demás es un síntoma de seguridad. Pero lo que se ha demostrado en un reciente estudio es que las amistades son especialmente beneficiosas al final de la vida. Tener amigos de apoyo en la vejez es uno de los mejores predictores de bienestar y tan importante o más que los lazos familiares, lo que sugiere que los amigos que elijas pueden ser al menos tan importantes como la familia en la que naciste.

Aunque parezca fácil puede no ser tan sencillo mantener y hacer amigos de adulto. Afortunadamente, la investigación que se menciona en el artículo sugiere que solo se necesitan entre cuatro y cinco amigos cercanos. Eso es así y mucha gente lo sabe sin necesidad de estos estudios cuando se ha tenido el placer de contar con amigos así. Las expectativas de los amigos, una vez que tienes una comprensión madura de la amistad, realmente no cambian a lo largo de la vida, sencillamente se trata de tener alguien cercano con quien se pueda hablar, en quien se pueda confiar y tener alguien con la que poder disfrutar.

Otra de las recomendaciones se refiere a cuando se trata de buscar nuevas amistades o reponer alguna que está en declive. Lo mejor, se afirma, es pensar en los momentos en los que nacieron las mejores amistades. Por ejemplo, el compartir alguna afición o tener una convivencia temporal siempre ayuda porque las pasiones comunes ayudan a las personas a vincularse a nivel personal y unen a personas de diferentes edades y experiencias de vida. Porque detrás de una buena amistad casi siempre hay alguna coincidencia y cualquier cosa que nos interese habrá siempre alguien más que le interese. Podría ser una buena idea dejarse guiar hacia esas otras personas.

Hoy día, con las redes sociales, como Facebook o Twitter, se puede hacer más fácilmente. Habrá iniciativas que vayan adelante y otras que no, pero lo importante es intentarlo porque el tiempo dedicado a fortalecer las amistades, tanto nuevas como antiguas, valdrá la pena por la salud y la felicidad. Nunca es tarde.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Datos personales

Páginas vistas en total