26 sept. 2012

Teoría de la motivación de Maslow I. La jerarquía de las necesidades básicas

La teoría de la motivación de Maslow está sustentada en 17 proposiciones que deben tenerse bien presentes para entender esta teoría (las veremos en un próximo post). Estas proposiciones incluyen desde su concepción del individuo como un todo integrado y organizado (holístico) hasta la relevancia que para la motivación tienen las capacidades humanas superiores. En ellas, Maslow animaba a estudiar no sólo a personas enfermas sino que apostaba porque los teóricos de la motivación debían tener una orientación más positiva, de ahí que sea considerado como uno de los precursores de la psicología positiva.

Uno de los pilares de su teoría de la motivación es la muy conocida jerarquía de las necesidades básicas de Maslow (Desarrollada en su libro "Motivation and Personality" publicado en 1954). Se representa por una pirámide dinámica que va desde la capa inferior, representada por necesidades más básicas, hasta la capa de arriba que representa las necesidades más superiores, la autorrealización. La dinámica de la jerarquía supone que a medida que las necesidades van siendo resueltas van surgiendo otras superiores en jerarquía y que cuando éstas a su vez están satisfechas de nuevo surgen otras necesidades todavía más superiores.

Este es el esquema muchas veces visto:




Una por una estas capas las explica Maslow de la siguiente forma:

1.- Las necesidades fisiológicas

Las necesidades fisiológicas, que toma como punto de partida para su teoría de la motivación, son los llamados impulsos fisiológicos. Partiendo de la homeostasis, los apetitos son una clara y eficaz indicación de las necesidades o carencias del cuerpo. Si todas las necesidades están sin satisfacer, el organismo estará dominado por las necesidades fisiológicas y las restantes necesidades serán desplazadas o no existirán.

La gratificación se convierte así en un concepto fundamental en esta teoría, tanto como la privación. La primera libera al organismo del dominio de una necesidad más fisiológica, permitiendo que dejen de existir como determinantes activos u organizados de la conducta. Existirán solo de forma potencial porque pueden aparecer otra vez si son frustradas. Si bien, los individuos que han satisfecho una determinada necesidad estarán mejor preparados para superar la privación futura de esa necesidad.

2.- Las necesidades de seguridad

Si las necesidades fisiológicas están gratificadas surgirán otras necesidades, las de seguridad que Maslow enumera como de: seguridad, estabilidad, dependencia, protección, ausencia de miedo, ansiedad y caos, necesidad de una estructura, de orden, de ley y de límites, etc. También pueden dominar el organismo y erigirse en organizador exclusivo de la conducta, poniendo todas las necesidades del organismo a su servicio y en busca de seguridad.

3.- El sentido de pertenencia y las necesidades de amor

Si las dos anteriores están satisfechas, surgirán las necesidades de amor, afecto y sentido de pertenencia. Se repite la dinámica en cuanto a gratificaciones y privación vista antes. En este caso Maslow alerta (ojo a la fecha en que fue desarrollada esta teoría!) sobre la proliferación de grupos de formación, de crecimiento personal o asociaciones con un fin determinado como reflejo del ansia insatisfecha de contacto, intimidad y pertenencia. Y concluye con una afirmación hasta cierto punto visionaria:

"Pueden ser para vencer los sentimientos de alienación, de lo extraño y de la soledad que han empeorado por una creciente movilidad, por la desaparición de las formas tradicionales de agrupamiento, la dispersión de las familias, etc. En nuestra sociedad la frustración de estas necesidades es el foco más común de casos de inadaptación y patologías serias".

4.- Las necesidades de estima

Todos tenemos necesidad o deseo de una valoración generosamente alta de uno mismo, necesidad de autorrespeto o de autoestima, y de la estima de otros. Estas necesidades las divide Maslow en dos conjuntos subsidiarios. Primero el deseo de fuerza, logro, adecuación, maestría y competencia, confianza ante el mundo, independencia y libertad. En segundo lugar, el deseo de reputación o prestigio, el estatus, la fama y la gloria, la dominación, el reconocimiento, la atención, la importancia, la dignidad o el aprecio.

La satisfacción de la necesidad de autoestima conduce a sentimientos de autoconfianza, valía, fuerza, capacidad y suficiencia, de ser útil y necesario en el mundo. Pero la frustración de estas necesidades produce sentimientos de inferioridad, de debilidad o de desamparo. Pero Maslow alerta, "La autoestima más sana y más estable se basa en el respecto merecido de los demás y no en la fama externa o la celebridad y la adulación injustificada".

5.- La necesidad de autorrealización

Lo que trata de reflejar Maslow con esta cumbre de la pirámide de las necesidades básicas, lo que llama autorrealización, es lo que él define como que "Lo que los humanos pueden ser, es lo que deben ser". Deben ser auténticos con su propia naturaleza. La forma especifica que tomarán estas necesidades varia mucho según la persona. En un caso estas necesidades pueden ser sencillamente ser un buen padre y en otros casos puede ser aspirar a ser un buen deportista. Obviamente, la característica común de estas necesidades de autorrealización es que aparecen tras la satisfacción anterior de las necesidades fisiológicas, de estima, amor y seguridad.

El concepto del hombre autorrealizado lo desarrollará Maslow en sus libros "El hombre autorrealizado" y "La personalidad creadora", ambos están en el apartado de libros recomendados de este blog.

La teoría de la motivación de Maslow tiene mucho más, todo muy interesante, así que en un próximo post seguiremos con la explicación de las necesidades básicas, esto es solo el principio.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Datos personales

Páginas vistas en total