13 ene. 2013

Contra la depresión

Se anuncia en Discapnet, la página web para las personas con discapacidad de la Fundación ONCE, la conmemoración el 13 de enero del Día Mundial de la Lucha contra la Depresión. Lo hacen con una página bastante bien documentada (ver la noticia) y creo que puede ser un buen tema para incluir aquí. Por supuesto no desde la perspectiva de un experto sino con el único objetivo de difundir este tema tan interesante, pero tan serio, y dar a conocer algunas fuentes de información que pueden venir muy bien en este asunto tan de actualidad.

Lo primero que hay que preguntarse es si sabemos qué es la depresión. A lo largo de la historia el concepto de depresión y su tratamiento ha variado mucho. Por ejemplo, en la antigua Grecia se creía que era el resultado de un desequilibrio en los cuatro humores del cuerpo humano: sangre, flema, bilis amarilla y bilis negra. Este desajuste producía un estado melancólico de la mente. Más tarde, el cristianismo echaba la culpa de la depresión al diablo o a la ira de Dios desatada contra las tentaciones del mundo o los pecados de la carne. En el Renacimiento se consideraba como una enfermedad propia de los estudiosos, de los que practicaban intensamente la especulación abstracta.

Sin embargo, el nacimiento de la ciencia moderna cambió todos los esquemas sobre la depresión. Parte de culpa la tiene Emil Kraepelin, psiquiatra alemán codescubridor de la enfermedad de Alzheimer, que consideraba los principales trastornos psiquiátricos consecuencia de patologías biológicas.

Después sería rebatido por Sigmund Freud para el que la enfermedad mental provenía de causas emocionales más que físicas. Estos dos puntos de vista explicaban también los diferentes tratamientos basados en soluciones médicas, más a corto plazo, para el tratamiento de los niveles serotonina (por ejemplo el Prozac) o, a más largo plazo, de tratamientos del daño psicológico con psicoterapia. Al final parece demostrado que con un enfoque holístico que trate el cuerpo y la mente de forma combinada con medicación y terapia se obtienen los mayores beneficios. Por medio está el interés de la industria farmacéutica que lógicamente trata de impulsar la primera solución.

Para terminar quisiera dar algunas recomendaciones. Primero, un folleto interesantísimo de la National Institute of Mental Health (NIMH), que pertenece al Departamento estadounidense Salud, en el que se describen los síntomas, causas y los tratamientos para la depresión, con información sobre cómo conseguir ayuda y sobrellevar la enfermedad.

Segundo, un documento en el que, con motivo del Día Mundial de la Salud Mental (10 de octubre), la Organización Mundial de la Salud hace un llamamiento para acabar con la estigmatización de la depresión y de otros trastornos mentales y mejorar el acceso al tratamiento para todas las personas que lo necesiten.

Por último, un enlace que aparece en el comentado artículo de Discapnet. Se trata de un tutorial sobre la depresión del conocido portal de salud Medline Plus.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Datos personales

Páginas vistas en total