12 sept. 2014

Una culebrilla de verano

Este verano mi buen amigo Ezequiel me mandó un enlace para que leyera un artículo que, con el agresivo título de Un aficionado desmonta la millonaria industria de la "ciencia de la felicidad", hacía referencia a un ingeniero informático que pretendía haber desmontado las teorías de Barbara Fredrickson (que califica de pseudociencia) y, por extensión, de toda la psicología positiva, nada menos! Como prometí leerlo y poner algo en este blog pues aquí está mi humilde opinión al respecto.

Este es el artículo para que todo el mundo sepa de lo que estamos hablando: http://esmateria.com/2014/08/26/un-aficionado-desmonta-la-millonaria-industria-de-la-ciencia-de-la-felicidad/.

En términos generales, el artículo demuestra un conocimiento limitado de lo que es la psicología positiva y confunde conceptos y personas. Mete en el mismo saco la psicología positiva con la autoayuda, el coaching, la felicidad o la inteligencia emocional. El autor se deja llevar por unas críticas demasiado técnicas a un trabajo de investigación de Fredrickson publicado en 2013 y, en esa ceguera, aprovecha para incluir unos comentarios que no se entiende mucho contra quién van dirigidos pero, sin duda, no desmontan nada, ni el autor del articulo ni el responsable d elas críticas.

Evidentemente, Barbara Fredrickson no es "la gurú" de la psicología positiva sino Martin Seligman, una personalidad con el suficiente prestigio como para no hacer caso de estas veleidades que solo buscan notoriedad. Dejemos sí a Fredrickson con su importante papel de ser una de las firmantes del Manifiesto Akumal y experta en estudiar las emociones positivas. Seligman, desde la presidencia de la APA (American Psychological Association), abogó por una nueva psicología que no solo prestara atención a las enfermedades, quedando casi como una rama de la medicina, sino que también tuviera en cuenta los aspectos más positivos del ser humano y poder mejorar la vida de la gente, no solo de los enfermos mentales. Así lo expreso en su discurso de toma de posesión de la presidencia de la APA en 1998. Para ello, se han desarrollado múltiples herramientas, de algunas de ellas hemos hablado aquí, sin ir más lejos de la VIA 24.

Sobre las críticas al método utilizado en la investigación y los posibles errores no tengo nada que decir ni defender. Lo que pueden ser unas críticas más o menos sensacionalistas de un estudio concreto, que seguramente tendrá muchas aristas por las que pueda ser criticado por otros expertos en metodologías estadísticas, no demuestran nada sobre la falsedad de lo que llama ciencia de la felicidad y por añadidura de la psicología positiva.

Tomar como argumento esos tecnicismos para "desmontar" el trabajo de numerosos psicólogos que durante todos estos años han investigado sobre una nueva manera de concebir la psicología parece un poco osado. Además, se utiliza para ello un lenguaje, casi jerga, para dar sensación de que algo se ha hecho mal. Por ejemplo, se la acusa de cálculos mal hechos por haber empleado "ecuaciones de dinámica de fluidos para describir los cambios en las emociones humanas" o que no fuera capaz de "definir de manera creíble el concepto de personas hedónicas frente las eudaimónicas". En fin hay cosas que se comentan solas.

Como he dicho antes, mezcla también la autoayuda, que esa sí es una pseudociencia de la que hemos hablado varias veces aquí y está dando dinero a más de uno. Lo único cierto del artículo es que ante nuevas propuestas en cualquier materia, revolucionarias o no, siempre han surgido muchos tiburones que quieren hacer negocio con ello y eso puede estar pasando con algunos que se dicen expertos en psicología positiva. Pero eso es un mal de esta sociedad que de cualquier movimiento trata de sacar negocio y termina por desvirtuarlo, esperemos que eso no pase con la psicología positiva.

Finaliza el articulo con una perla totalmente desenfocada, "los defensores de la psicología positiva llegan a sostener que el optimismo beneficia la salud incluso en los casos de cáncer" y, citando el crítico del estudio, con un comentario despectivo que define a su autor: " la psicología positiva, la supuesta ciencia de la felicidad, sólo es magia simpática".

Lo dicho, hay cosas que se comentan solas y la cosa no da para más, nosotros seguiremos apostando por la psicología positiva.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Datos personales

Páginas vistas en total