8 nov. 2017

El libro contra la muerte de Elias Canetti

Después de lo que disfruté, hace ya algunos años, con la lectura de Masa y poder de Elias Canetti, tenía grandes expectativas con la reciente edición de El libro contra la muerte. Se trata de un proyecto de Canetti que mantuvo latente durante casi toda su vida, se lo propuso cuando murió su madre, y que nunca lo cumplió. Lo que se publica ahora es una recopilación de textos sobre la muerte que son apuntes inéditos o párrafos ya publicados en otros libros suyos.

El libro recoge textos ordenados cronológicamente, empezando en 1942, alternando los que ya se publicaron con otros apuntes inéditos, aproximadamente la tercera parte de ellos. En conjunto son reflexiones relacionadas con la muerte con la intención de publicar un único libro del que Canetti llegó a decir: "El libro sobre la muerte continua siendo mi verdadero libro. ¿Lo escribiré por fin de un tirón?". Y en otro momento: "Todo a una carta con el libro sobre la muerte: ¿qué será primero, el libro o la muerte?".

Con esas premisas me disponía a disfrutar de la lectura pero, tengo que decirlo con pesar pero con toda sinceridad, ha sido una gran decepción. Se trata de una edición testimonial, eso sin duda, quizás necesaria para los incondicionales del autor o con un afán meramente coleccionista. Está bien que no se pierdan estos textos pero lo cierto es que el resultado es inconexo, irregular y poco conclusivo. La verdad es que el libro se convierte en un vehículo de lucimiento del autor de un ensayo sobre Canetti que aparece al final del libro bajo el título de "Postfacio", su autor es Peter von Matt.

Insisto, es un buen testimonio para dejar constancia de lo que tenía en la cabeza Canetti sobre su aversión a la muerte. Hay que tener en cuenta que Canetti nunca escribió, que se conozca, ni sus primeras frases para un proyecto de libro ni se conoce que realizara un esquema del libro. Era todo acumulación de textos para un proyecto inacabado, eso explica muchas cosas sobre el resultado final. Teniendo en cuenta también que, según confesaba, nunca aprendió nada sistemáticamente sino por excitaciones súbitas.

Dicho lo cual, la lectura aporta buenos momentos en los que los pensamientos brillan con luz propia, como se podría esperar de una persona tan culto, ingenioso y solidario con el ser humano, en lo que tuvieron mucho que ver sus vivencias en Viena de la persecución de los judíos por los nazis. Abundan por tanto los aforismos en busca del pensamiento concreto, tan del agrado de Canetti, que nos dejan un sabor de boca agridulce pensando lo que podría haber sido el libro si lo hubiera podido terminar.

Esta es mi opinión y sentimiento después de leer el libro pero el mismo lo manifiesta muy claramente en la página 264: "A lo mejor bastaría yuxtaponer todos los apuntes inéditos sobre la muerte por orden cronológico. Sin embargo, esta idea no me satisface, porque hasta ahora siempre me ha guiado [...] utilizar pensamientos sobre esta tema para un libro que yo mismo publicaré".

Para terminar este comentario, me gustaría incluir aquí algunas frases que me parecen muy destacables:

- "Una vez más, y es la segunda o la tercera, he pensado en la muerte como en mi liberación".

- "Nadie me obliga a seguir con vida. Por eso la amo tanto".

- "Consideración previa a Los emplazados: no logro comprender cómo los hombres no se preocupan más por el enigma de la duración de sus vidas. En el fondo todo fatalismo guarda relación con esta única pregunta: ¿la duración de la vida humana está predeterminada o resulta del curso de la vida misma?".

- "¿Morimos soñando?".

- "Sigo sin creerme que tengo que morir, pero lo sé".

- "¿Cuantas veces habría que vivir para entender la muerte?".

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Datos personales

Páginas vistas en total