28 feb. 2011

Los negativos también existen

El miércoles 23 de febrero de este año Elvira Lindo ha publicado en la última página de EL PAÍS una pequeña columna en la que, con ocasión de la operación de Esperanza Aguirre, habla del cáncer. En ella menciona un libro de Barbara Ehrenreich (Sonríe o muere) que cataloga de reflexión sobre las trampas del pensamiento positivo. Me apetece hacer un paréntesis en el desglose de los principales elementos que aparecerán en este blog y comentar este tema.

Barbara Ehrenreich, que padeció cáncer hace años, junto con Micki McGee, socióloga de la Universidad Fordham de New York, y otros, forma parte de un movimiento que se autodenomina “Los Negativos”. Argumentan que el pensamiento positivo no basado en la realidad ha sido incluso una de las razones de la actual crisis. Los Negativos, añade Ehrenreich, esperan despertarnos de este engaño masivo.

Es verdad que la proliferación de libros de autoayuda y la utilización hasta el hastío de frases del estilo “Si sueñas con ello y crees en ello, se hace realidad”, está detrás del movimiento de reacción de los negativos, pero utilizar eso para criticar el optimismo y las ideas de la psicología positiva, que precisamente lo que pretenden es fomentar el cultivo de las fortalezas personales, es mucho decir.

Como he comentado antes, una de las fundadoras de este movimiento fue Micki McGee que publicó su primer libro con el título de Self-Help, Inc: Makeover Culture in American Life (Oxford University Press, 2005) y posteriormente un segundo en 2008 Yaddo: Making American Culture, publicado por Columbia University Press and the New York Public Library. Una página interesante para los curiosos de este movimiento es: http://www.selfhelpinc.com/index.htm.

Por su parte Barbara Ehrenreich ha publicado su último libro Bright-Sided. How the Relentless Promotion of Positive Thinking Has Undermined America en el que hace mención de que cuando tenía cáncer, le abrumaron con “lazos rosas ñoños” y frases cursis como “Cuando la vida te da limones, exprime una sonrisa”. El mensaje era que tienes que estar alegre y aceptarlo y que, si no, no te recuperas. Bueno, aquí seguiremos siendo positivos.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Datos personales

Páginas vistas en total