18 jun. 2011

El optimismo

El optimismo es uno de los temas que más se están estudiando en relación con la Psicología Positiva. Cuando se habla de optimismo normalmente se entiende que estamos hablando de la disposición del ser humando a ver el futuro con la esperanza de que se produzcan resultados favorables. Es una característica psicológica disposicional que se manifiesta con expectativas positivas basadas en aspectos como la perseverancia o la autoeficacia. Incluye por tanto expectativas de cierto control de los resultados futuros.

Existen estudios que correlacionan el optimismo vs. pesimismo con la salud. Así, el pesimismo está relacionado con la experimentación de síntomas físicos negativos, y con la depresión, mientras que las personas que presentan niveles de optimismo disposicional altos tienen menor frecuencia de síntomas físicos negativos así como mayor capacidad resilente.

También hay estudios que relacionan el optimismo con el afrontamiento del estrés, de forma que las personas optimistas afrontan con mejores resultados las situaciones de estrés porque tienden a utilizar, consciente o inconscientemente, técnicas de afrontamiento activas que actúan directamente sobre las fuentes del estrés. El resultado es que las personas optimistas tienden a resolver los problemas de una forma más racional.

Por el contrario, existen también estudios realizados con población diversa que muestran una tendencia general de las personas a sobreestimar el grado de control que tienen sobre las situaciones, mientras que las personas con síntomas depresivos podrían ser más precisas en valorar realmente su grado de control. Esta capacidad de valorar la capacidad de controlar las situaciones puede ser útil para explicar por qué algunas personas se deprimen y otras en situaciones similares no lo hacen. Sin embargo, frente a opiniones que piensan que los pesimistas son más realistas y los optimistas pecan de ilusos, la opinión mayoritaria de los expertos, sobre todo en la Psicología Positiva, es que es mejor ver las cosas de forma positiva por los beneficios obtenidos tanto psicológicos como sociales.

En los estudios que estamos mencionando se suelen utilizar diversos métodos cuantitativos y cualitativos que intentan medir el optimismo y otras variables psicológicas. No vamos a entrar en detalle porque no es nuestro objetivo y porque son numerosos, complejos y sofisticados. Sí creo que es interesante hacer una pequeña referencia a tres variables que suelen medirse, como son:

  • La Orientación Positiva hacia los Problemas, que trata de medir cómo un individuo se toma los problemas como un desafío, es decir la creencia de ser capaces de poder resolverlos, de ser autosuficientes. 
  • La Orientación Negativa hacia los Problemas, que mide la tendencia a ver los problemas como una amenaza difícil de resolver y, por tanto, la creencia en la poca capacidad para resolver problemas.
  • La Resolución Racional de Problemas, que intenta medir si para la resolución de problemas se aplican técnicas racionales y sistemáticas.

Finalmente un dato curioso, según S. E. Taylor (Positive Illusions, 1989), desde un punto de vista evolucionista el optimismo se puede considerar como una característica de la especie humana selecciona por la evolución por sus ventajas para la supervivencia.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Datos personales

Páginas vistas en total