10 ene. 2012

La motivación, Capítulo III. El punto de vista fisiológico

En esta nueva entrega avanzamos un poco más en la Teoría de la motivación. Comentábamos la existencia de distintas perspectivas de filósofos, fisiólogos y psicólogos. Hacemos ahora una primera aproximación a la contribución de los fisiólogos en el estudio de la motivación.

El punto de partida en la fisiología se suele fijar en los descubrimientos hechos por Galeno de Pérgamo, médico y filósofo griego de gran influencia en la medicina practicada hasta la Edad Media. Galeno investigó sobre la especialización de las fibras nerviosas dependiendo de si la información que transmitían era sensitiva o motórica. Teoría confirmada en el siglo XIX por el anatomista inglés Sir Charles Bell, que estudió la anatomía y fisiología del sistema nervioso usando la electricidad, y por el francés François Magendie, que completó el acercamiento a la motivación mediante el desarrollo del concepto estimulo-respuesta.

Otras contribuciones interesantes son, por ejemplo, el descubrimiento en el siglo XVIII de la naturaleza eléctrica de los impulsos nerviosos, sugerida por el médico italiano Luigi Galvani en sus trabajos con las ranas. Después, estas señales fueron directamente medidas en humanos en 1848-1849 por el fisiólogo alemán Emil Du Bois-Reymond, que utilizando un galvanómetro mostró que los nervios no eran conductos por los que fluían los espíritus (pneumas), como se creía antiguamente, sino una combinación de señales enviadas desde una parte del cuerpo a otra.

Más tarde, el psicólogo alemán Georg Elias Müller incorporó el concepto de las energías nerviosas específicas. Suponía que las señales eléctricas que circulan por las células nerviosas son señales codificadas. El también alemán Hermann von Helmholtz midió la velocidad del impulso nervioso (aproximadamente 160 km/h) estimulando los nervios desde diferentes distancias a un músculo y midiendo el tiempo que transcurría hasta la contracción muscular. De paso introdujo la técnica del tiempo de reacción en fisiología.

Todos estos descubrimientos facilitaron que el sistema nervioso se pudiera estudiar para aclarar su papel en la motivación del comportamiento y la localización de los sistemas motivadores dentro de determinadas áreas del cerebro, como es el caso del hipotálamo.

Para terminar, conviene recordar que la Psicología del Estímulo-Respuesta comenzó con los estudios sobre condicionamiento de Iván Petrovich Pavlov que le permitieron diseñar su teoría del reflejo condicionado. En esa línea, John Broadus Watson, psicólogo experimental norteamericano y profesor en Chicago y Baltimore, fundó el behaviorismo, conductismo o psicología del comportamiento, una respuesta al uso de la introspección. Watson prefería el estudio de hechos observables mediante el estímulo que produce una respuesta. Para él la conciencia no podía ser objeto de un estudio científico objetivo.

Continuará





Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Datos personales

Páginas vistas en total