27 ene. 2012

Motivar en tiempos revueltos

El otro día hablando con un amigo surgió el tema de la desmotivación propia de situaciones complicadas y pensé que sería un buen tema para ponerlo aquí. Estamos en plena crisis económica y social debido a un proceso global que, al principio, era una crisis macro pero que ya está plenamente integrada en la sociedad y socaba todas sus estructuras. Afecta a todos los ciudadanos, estén en activo, estudiando o en paro, y lógicamente tiene influencia en la motivación. De ahí el titulo de este post.

Primero, me gustaría recordar algo que ya hemos dicho aquí alguna vez y es que uno de los tres factores que motivan la conducta de los seres humanos es el entorno, lo que José Antonio Marina llama "facilitadores de la tarea" (ver). La situación de crisis es claramente un entorno poco amigable para que la gente se sienta motivada. Además, aunque se trata de un enemigo fuerte que podría hacer pensar que la gente se pueda unir frente a la adversidad, el efecto parece que está siendo el contrario.

Así, el aumento del miedo por la perdida del status, ya sea el puesto de trabajo, la familia o el negocio, y el efecto contagio de lo que sucede en entornos similares (aunque todo es global la tensión se produce a nivel local) provoca la desconfianza entre compañeros, la competencia y que se produzcan situaciones de estrés. La situación es un caldo de cultivo para los nervios, la falta de reflexión y la toma de decisiones sin tener paciencia suficiente para buscar la información más adecuada. Muchas veces, casi siempre, las prisas provocan los errores.

Como también hemos dicho aquí, dos factores de gran importancia en estas situaciones son la autoestima y la creatividad, por no hablar del talento para gestionar "tiempos revueltos". Sobre la autoestima me permito recordar lo que comentábamos no hace mucho sobre las teorías de William James. Concibió la autoestima como un cociente entre los éxitos y las pretensiones de forma que, como cualquier cociente, se puede aumentar la autoestima aumentando el numerador, o sea los éxitos, o disminuyendo el denominador, es decir las pretensiones. La autoestima positiva permite disponer de capacidades de resistencia y regeneración para afrontar los retos que ofrece esta situación.

Por su parte, la creatividad recuerdo que no es una característica asociada a las personas sino que, como nos recuerda la psicología positiva, es un conjunto de rasgos personales y de entorno que puede ser desarrollada, entrenada y potenciada como un recurso para afrontar situaciones nuevas, adversas o novedosas. Es decir, cualquier persona puede desarrollar su potencial creativo y mejorar la calidad de vida.

Para terminar, me gustaría hacer una referencia al importante papel que en estas situaciones tienen los líderes, ya sean políticos (uf!), sociales o laborales. En los momentos difíciles, en los que crece el pesimismo, el líder, en cualquier ámbito, repito, debería contribuir a que mejore la motivación de la gente de su entorno.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Datos personales

Páginas vistas en total