24 jul. 2012

La curación emocional

Hace unas semanas, rebuscando en un contenedor de libros en oferta de una librería de Madrid, encontré el libro "La curación emocional" de David Servan-Schreiber. El libro se publicó en el año 2003 pero allí estaba nuevo y a estrenar (lo digo por el olor del libro, yo siempre huelo los libros antes de nada). Lleva el subtítulo de "Acabar con el estrés, la ansiedad y la depresión sin fármacos ni psicoanálisis" y ¿cuál era el precio?, pues a 1€, una ganga que no podía dejar pasar. Lo he leído y es el mejor euro invertido en mucho tiempo.

Con una amplia experiencia clínica y de investigador en medicina y psiquiatría, Servan-Schreiber presenta en este libro siete métodos de curación que tienen como objetivo que cada uno tome las riendas de su propia vida. Cuenta cómo con fondos de la National Institute of Health creó un laboratorio de investigación acerca de las enfermedades mentales y pronto llegó a la conclusión de que había otras maneras de curar. Descubrió que no solo eran más naturales y suaves sino que también muchas veces eran más eficaces que los métodos clásicos.

Lo que plantea Servan-Schreiber es una nueva medicina de las emociones huyendo de los medicamentos y de las psicoterapias interminables. Después de mencionar al pionero Antonio Damasio y su concepto de dos cerebros, el cognitivo y el emocional, explicar el concepto de homeostasis de Claude Bernard y ensalzar la teoría del fluir de Mihaly Csikszentmihalyi, concluye que el papel del psicoterapeuta es reprogramar el cerebro emocional de manera que se adapte al presente en lugar de continuar relacionado con el pasado.

Para vivir en armonía en la sociedad humana hay que alcanzar y mantener un equilibrio entre nuestras reacciones emocionales inmediatas, las instintivas, y las respuestas racionales. A este estado es a lo que aspiramos en todo momento, el fluir. El objetivo de los métodos naturales que cuenta es recuperar la armonía.

Su nuevo enfoque se basa en el cerebro de las emociones que controla todo lo que rige el bienestar psicológico y de buena parte del funcionamiento del corazón, la tensión arterial, las hormonas, etc. El cerebro emocional, llamado límbico por el neurólogo francés Paul Broca, está compuesto por las capas mas profundas del cerebro humano, entre ellas la amígdala. Por fuera se encuentra el neocortex que controla la cognición, el lenguaje y el razonamiento el límbico. La inteligencia emocional se expresa al máximo cuando los dos sistemas del cerebro el cortical y el límbico cooperan en todo momento.

Los siete métodos que presenta son: integración neuro-emocional mediante movimientos oculares (EMDR), regularización del ritmo cardiaco para controlar las emociones, sincronización de los relojes biológicos, acupuntura, ejercicio físico, aportación de ácidos grasos "Omega-3" y técnicas de "comunicación afectiva".

Cuidado con los nombres y las interpretaciones que se puedan hacer equivocadamente, es todo muy serio, experimentado y trabajado. Aquí no lo voy a explicar pero está lleno de practicidad convincente. Hay que leer el libro, aunque algún día desgranaré alguno de los métodos que en él aparecen.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Datos personales

Páginas vistas en total