16 jun. 2013

¿Es el existencialismo optimista o pesimista?

El otro día leí algo sobre el supuesto pesimismo de la teoría del existencialismo. Como este es un blog sobre optimismo y yo no tenía esa idea sobre los principios del existencialismo, aproveché unas pequeñas vacaciones para volver a leer el libro de Jean-Paul Sartre El existencialismo es un humanismo (Los libros de Sísifo de la editorial Edhasa). El resultado de esta más que agradable relectura es este post en el que recojo algunas de las tesis de Sartre sobre el existencialismo. Es, además, una lectura muy recomendable para entender de una forma resumida lo que significó el existencialismo y la vigencia de sus ideas.

El libro recoge una conferencia que dio Sartre en Paris el lunes 29 de octubre de 1945 para aclarar conceptos sobre el existencialismo y defenderse de las críticas que había recibido tras la publicación de su libro El ser y la nada. Dejando al margen la compleja personalidad de Sartre, y su a veces contradictoria trayectoria, el libro es muy interesante porque es una ayuda más para entender al ser humano.

La tesis principal de la teoría del existencialismo es que la existencia precede a la esencia, o, si se prefiere, que hay que partir de la subjetividad. No hay excusas, puesto que la existencia precede a la esencia no hay determinismo: "el hombre es libre, el hombre es libertad". Y como colofón de su visión atea del mundo, "El hombre está condenado a ser libre, una vez arrojado al mundo es responsable de todo lo que hace...El hombre no es nada más que su proyecto, no existe nada más que en la medida en que se realiza".

Para Sartre, el hombre es ante todo un proyecto que se vive subjetivamente, nada existe previamente a este proyecto y el hombre será ante todo lo que haya proyectado ser, no lo quiera ser. El primer paso del existencialismo es poner a todo hombre en posesión de lo que es, y hacer recaer sobre él la responsabilidad total de su existencia y la de todos los hombres. Así, "nuestra responsabilidad es mucho mayor de lo que podríamos suponer, porque compromete a toda la humanidad".

Su definición del hombre como un "hacerse continuo", su insistencia en que la elección personal es un compromiso que atañe a toda la humanidad, su negativa a que la angustia desemboque en apatía, son enseñanzas muy válidas y vigentes para hacer frente al presente con garantías.

Sobre las acusaciones que se hicieron al existencialismo de ser una teoría pesimista, Sartre se defiende en este libro afirmando que: "el existencialismo es una dureza optimista". Frente a pensamientos del estilo de E. Zola en los que las personas son así por herencia, por la acción del medio, por la sociedad, por un determinismo orgánico o psicológico, y consiguientemente se sienten seguros pensado que por eso son así y nadie puede hacer nada para cambiarlo, el existencialista cree que el cobarde es cobarde porque se ha constituido como hombre cobarde por sus actos.

Sartre asegura que no hay doctrina más optimista que el existencialismo puesto que afirma que el destino del hombre está en él mismo, le dice que sólo hay esperanza en su acción y que lo único que permite vivir al hombre es el acto. El existencialismo es un optimismo porque es una doctrina de acción y de compromiso. Es necesario que el hombre se encuentre a sí mismo y se convenza de que nada puede salvarlo de sí mismo, ni siquiera una prueba valedera de la existencia de Dios.

A mí me ha dejado muy satisfecho esta lectura y considero que es una aportación más en el camino hacia la dignidad plena del hombre. Para terminar una frase de Sartre, en relación con la angustia del hombre en su responsabilidad de elegir lo que es, que viene muy a cuento sobre este tema:

"El existencialista suele declarar que el hombre es angustia. Esto significa que el hombre que se compromete y que se da cuenta de que es no sólo el que elige ser, sino también un legislador, que al mismo tiempo que a sí mismo elige a toda la humanidad, no podría escapar al sentimiento de su total y profunda responsabilidad. Ciertamente hay muchos que no están angustiados; pero nosotros afirmamos que se enmascaran su propia angustia, que huyen de ella".

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Datos personales

Páginas vistas en total