21 oct. 2013

Destrucción creativa

Leyendo estos días un artículo en la prensa diaria referente a la reforma del sistema sanitario en EE.UU., la Ley de Sanidad Asequible conocida como la Obamacare, me encontré con una referencia a un concepto que se utilizaba hace unos años en economía, la "destrucción creativa". Es un término muy interesante que merece dedicarle un poco de atención porque quizás sería una buena idea recuperar este término para utilizarlo en otros ámbitos, como en lo social o lo personal.

El artículo comentaba que se está produciendo un fenómeno de creación de nuevas empresas, conocidas como organizaciones de sanidad responsable, y un rediseño del sistema sanitario americano para optimizarlo al amparo del recorte de gastos necesario que persigue la Obamacare.

La destrucción creativa es un concepto que utilizó por primera vez el sociólogo alemán Werner Sombart pero que realmente popularizó el economista austriaco Joseph A. Schumpeter en su libro Capitalismo, socialismo y democracia, en 1942, donde lo consideraba "el hecho esencial del capitalismo".

Con el proceso de "destrucción creadora" se quería describir el desarrollo de la innovación que se produce en las economías de mercado cuando un nuevo bien o servicio desplaza a otros y, como resultado de esa sustitución, se destruyen empresas pero también se crean otras nuevas y se redefinen nuevos modelos de negocio. Es por ello que, para Schumpeter, la innovación es la fuerza que favorece el crecimiento económico a largo plazo y los emprendedores son el motor que hay detrás de un crecimiento sostenido.

Si nos adentramos en temas más relacionados con los de este blog, en otras ocasiones hemos hablado de la importancia de aprovechar los momentos de cambio para construir con creatividad, en los que se puede aplicar por tanto el concepto de la "destrucción creadora".

Por ejemplo, quedó claro que evolucionar es progresar (Ver post). La vida es un camino en constante evolución e innovación en el que se atraviesan diferentes etapas y la clave es saber aprender de las experiencias, sean buenas o malas. Pero, según coinciden los expertos, de donde realmente se aprende más es de las malas experiencias y casi de las destructivas (Ver también crecimiento postraumático).

Por supuesto hemos hablado también aquí mucho de la creatividad (Ver los posts). La creatividad está considerada como un proceso clave para el desarrollo personal y el progreso social por su capacidad de transformación. Es una idea muy en consonancia con la psicología positiva, que la creatividad puede ser desarrollada, entrenada y potenciada como un recurso para afrontar situaciones nuevas, adversas o novedosas. Es decir, cualquier persona puede desarrollar su potencial creativo y mejorar la calidad de vida.

Y, finalmente, hemos hablado de la posibilidad de reinventarse (Ver post), sobre todo en estos tiempos de crisis y cambio como ahora.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Datos personales

Páginas vistas en total