4 ene. 2015

Epitafio de Sícilo

Empezamos el año con algo sencillo que me llamó la atención en estos días de vacaciones. Visité la magnífica exposición sobre el Mediterráneo. Del mito a la razón, en el CaixaForum de Madrid. Allí me encontré, entre verdaderos tesoros antiguos (como la cabeza de Platón que aparece en la imagen) que, por lo menos a mí, provocaban un auténtico escalofrío existencial, un pequeño rincón en el que se podía oír una recreación del Epitafio de Sícilo.

La exposición combina mitos e Historia. La historia de la voluntad del hombre mediterráneo para ir más allá del pasado cuando decide enfrentarse al destino, prescindiendo de los dioses, y para interrogarse acerca de los fundamentos del mundo y su adecuación a las necesidades humanas.

Dentro de ella, una impresión indescriptible me supuso oír la canción. El Epitafio de Sícilo es la composición más antigua que se conoce en Occidente (hay información de ello en Wikipedia). Se trata de una inscripción que se encuentra en una columna funeraria, cerca de Éfeso, que dedicó Sícilo (Síkilos) a Euterpe, probablemente su esposa.

Mediante unos auriculares, se puedía escuchar la composición basada en el epitafio con voz, arreglo musical y grabación de Joan Borrell. Este es el epitafio:

Mientras vivas, brilla,
no sufras por nada en absoluto.
La vida dura poco,
y el tiempo exige su tributo.

Como se puede ver en el enlace de Wikipedia, hay una inscripción previa que explica lo que esta columna significa: "Soy una imagen de piedra. Sícilo me pone aquí, donde soy por siempre, señal de eterno recuerdo".

Poco se puede añadir, recordadlo eternamente.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Datos personales

Páginas vistas en total