22 jul. 2016

Daniel Gilbert de visita por España

El psicólogo estadounidense, de la Universidad de Harvard, Daniel Gilbert, conocido entre otras cosas por ser el autor del libro Tropezar con la felicidad (Stumbling on Happiness) y por sus charlas TED (Ver charla), acaba de estar en España. Ha participado en una conferencia en el centro cultural CaixaForum Madrid y en un curso de verano de la Universidad Complutense de Madrid, organizado por el matemático José Manuel Rey y el psicólogo Carmelo Vázquez. En los dos eventos la charla la ha titulado Felicidad: lo que tu madre no te contó.

Al hilo de esta visita se ha publicado una curiosa entrevista en EL PAÍS en la que habla de lo que considera los cuatro ingredientes de la felicidad, un poco irónicamente claro porque cuando se pone serio sus recetas para la felicidad son de lo más lógicas: pasar más tiempo con la familia y los amigos y cuidar la salud física haciendo ejercicio. Los cuatro ingredientes se refieren a cuatro historias de personas que en su momento tomaron una decisión transcendente, o renunciaron a una situación de privilegio, y eso les supuso llevar una vida muy diferente, lejos del éxito y el dinero, pero que a pesar de ello afirman ser felices. La lectura de la entrevista es muy entretenida, la recomiendo.

No es que Gilbert esté en posesión de la receta de la felicidad, nadie la tiene. Sí creo que tiene gran número de seguidores y sus ideas son tremendamente atractivas porque hace mucho hincapié no en ver todo color de rosa, como haría una receta simplista de autoayuda, sino en resaltar nuestra capacidad de adaptación ante la adversidad, en la resiliencia. Es lo que llama un sistema inmune psicológico, similar al que nos defiende de las enfermedades.

Esta autodefensa de la mente varía de una persona a otra, como la del cuerpo, pero lo interesante es que, para Gilbert, la mayoría de los seres humanos son resilientes ante la peor tragedia y son menos los que se entristecen a la mínima. El problema viene cuando muchas personas están pensando más en las cosas que no ocurren en realidad que en otras cosas que sí y que las tenemos delante de nosotros, es lo que llama “mente errante”, una fuente de infelicidad.

Otro aspecto que merece destacar de Gilbert es su crítica a lo que ya se conoce ya como la industria de la felicidad. Para Gilbert hay mucha gente en ese mundo que está equivocada: “La industria de la felicidad es una buena idea, pero debe basarse en la ciencia. Es muy fácil dar a la gente recetas para su vida. Ha ocurrido durante miles de años. Cada cura, cada rabino, cada orador motivacional, cada camarero, cada taxista tienen una opinión sobre la felicidad. ¿Qué opiniones son acertadas y cuáles no? Solo hay una manera de saberlo: la ciencia”.

Aparte de recomendar la lectura de la entrevista por su curioso tratamiento de las cuatro historias que ya he comentado, me gustaría reproducir aquí varias reflexiones suyas que me parecen muy destacables:

- "Los seres humanos sobredimensionan constantemente lo infelices que serán ante la adversidad".

- “Los seres humanos infravaloran su propia resiliencia: no se dan cuenta de lo fácil que será cambiar su visión del mundo si ocurre algo malo. Constantemente sobredimensionan lo infelices que serán ante la adversidad”.

- “La felicidad es un asunto de química del cerebro. La genética influye, pero las circunstancias también. Intentar ser más feliz es como bajar de peso...Hay unas pocas cosas que se pueden hacer y, si se hacen todos los días religiosamente, el promedio de felicidad irá subiendo”.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Datos personales

Páginas vistas en total