29 jul. 2016

El hombre que confundió a su mujer con un sombrero. Oliver Sacks

El hombre que confundió a su mujer con un sombrero es un famoso libro de Oliver Sacks (escrito en 1985) que no había leído (uno de tantos libros interesantes en la lista de espera) pero que a raíz de leer las memorias de Sacks (Ver post) decidí hacerlo. Se trata de un compendio de veinticuatro historias de pacientes suyos, en un tono más personal que clínico. Una de ellas, la primera, sobre un hombre que no podía reconocer las caras, da nombre al libro.

Es, según cuenta él mismo en el prefacio, un intento de recuperar los habituales relatos clínicos ricos en contenido humano de neurólogos y psiquiatras del siglo XIX pero que se perdieron a lo largo del siglo XX cuando predominó una ciencia neurológica más impersonal. Según sus palabras, estas historias "nada nos cuentan del individuo y de su historia; nada transmiten de la persona y de la experiencia de la persona, mientras afronta su enfermedad y lucha por sobrevivir a ella". Por ello, y siguiendo a sus referentes Hughlings Jackson, Kurt Goldstein, Henry Head y A. R. Luria, aboga por "situar de nuevo en el centro al sujeto (el ser humano que se aflige y que lucha y padece) hemos de profundizar en un historial clínico hasta hacerlo narración o cuento; sólo así tendremos un «quién» además de un «qué», un individuo real, un paciente, en relación con la enfermedad... en relación con el reconocimiento médico físico".

Las historias se agrupan en cuatro partes con títulos: Pérdidas, Excesos, Arrebatos y El mundo de los simples. La primera y segunda parte están dedicadas a situaciones patológicas en las que hay un déficit o un exceso neurológico en los que el mundo interior del individuo se transforma debido a una modificación notable de la función nerviosa. En la tercera parte se incluyen casos de actividad consciente o preconsciente, percepción alterada o imaginación que no suelen ser objeto de atención neurológica o médica. Finalmente, la cuarta recoge historias de "gente simple" caracterizados por su "concreción" en el sentido de que su mundo es intenso, detallado pero simple porque es concreto, sin complicaciones y sin diluirse en la abstracción, como es el caso de las personas autistas.

Para terminar me gustaría destacar cinco historias que me han resultado las más interesantes, a parte de la que da nombre al libro que resulta muy curiosa. Se trata de:

- El marinero perdido, sobre cómo una persona puede perder una pierna, un brazo, un ojo, etc. y ser consciente de ello pero no serlo en el caso de la pérdida del yo, "porque ya no está allí para saberlo".

- El discurso del presidente, sobre la paradoja de que a los individuos normales se nos engaña relativamente fácil con el lenguaje mientras que personas afásicas son capaces de darse cuenta de ello precisamente por no entender las palabras pero sí poder apreciar el tono y el sentimiento de los discursos.

- Ray, el "ticqueur" ingenioso, sobre el síndrome de Tourette, caracterizado por un exceso de energía nerviosa, con profusión de ideas y movimientos. Lo interesante del relato es la disyuntiva que se plantea con un paciente sobre si usar medicamentos o no, lo que tiene como contrapartida provocar la ausencia de arrebatos desbordantes y creadores. Por ello se toma la curiosa decisión de tomar obligatoriamente la medicación durante la semana laboral pero prescindir de ella los fines de semana para "dispararse" vitalmente, con lo que se conseguía dos Ray, uno con el medicamento y otro sin él.

- El artista autista, es una bella historia con una clara similitud con el relato de Borges Funes el memorioso.

- Los gemelos, una de las más curiosas porque dos hermanos son diagnosticados de diversas formas debido a que tenían una increíble habilidad con los números primos de seis o más cifras, que además utilizaban como elementos de comunicación.

Mi impresión final es que se trata más de un libro de consulta, casi para profesionales, que de lectura porque, a pesar de su intención de humanizar las historias clínicas, lo cierto es que se describen muchos síntomas, enfermedades o terapias que no son comúnmente conocidos. Aun con todo lectura muy entretenida.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Datos personales

Páginas vistas en total