9 ene. 2018

Y ahora el Blue Monday

Iniciamos el año con buenos propósitos. Otro año más y casi los mismos propósitos. Seguramente, una vez mas, con más propósitos de los que somos capaces de cumplir y que se irán apagando a medida que transcurra el tiempo. Algunos investigadores dicen que por febrero ya habremos perdido todas nuestras expectativas y eso nos puede abrumar o deprimir. En este contexto, se acerca lo que se conoce como Blue Monday. Lo que parece una broma o una estrategia de marketing puede que refleje una sensación nada extraña en muchos de nosotros.

Existen estudios que aseguran que en el mes de febrero se abandonan muchos de los proyectos del año y que poco más del 10% consigue a final de año cumplir los objetivos propuestos. Otra conclusión de estos estudios es que los hombres consiguen mejor sus propósitos cuando los comparten y los realizan en grupo, mientras que las mujeres los alcanzan mejor cuando hablan de ello con las amigas. Al final lo cierto es que cuesta abandonar los viejos hábitos.

Por si fuera poco esta preocupante y recurrente tasa de fracaso, Cliff Arnall, un psicólogo colaborador de la Universidad de Cardiff, desarrolló en 2005 una fórmula con la que pretendía averiguar cuál es el peor día del año y llegó a la conclusión de que ese día es el tercer lunes de enero y lo llamo Blue Monday. En la fórmula tuvo en cuenta, entre otros, datos como las apreturas económicas de la cuesta de enero, el sueldo o el tiempo dedicado a los proyectos fallidos. Los interesados en este tema puede ver este artículo: Blue Monday: a depressing day of pseudoscience and humiliation.

Para mucha gente los resultados no tienen mucha credibilidad científica, la propia Universidad de Cardiff renegó del estudio por no haber sido realizado con su consentimiento. Y es que el estudio lo pagó una empresa (agencia de viajes) que pretendía que los deprimidos por esas fechas de enero viajaran para olvidar sus penas. Pero lo cierto es que el concepto en sí ha tenido mucha repercusión mediática.

Lo mejor es no hacer mucho caso a estos conceptos tan interesados y emplear nuestras reflexiones en marcarnos objetivos a cumplir con el nuevo año teniendo en cuenta que deben ser: concretos en el tiempo, estar dentro de nuestras posibilidades, ser necesarios y compartirlos con otras personas. Adelante que podemos conseguirlo y si no no pasa nada, redefinir y volver a empezar con motivación renovada.



Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Datos personales

Páginas vistas en total