31 may. 2012

La motivación, Capítulo IV. Evolución y motivación

Damos un paso más en la Teoría de la motivación. Antes de adentrarnos en la psicología más moderna voy a hacer una referencia a un paso muy importante en la investigación del comportamiento humano como es la teoría de la evolución, y lógicamente de Charles R. Darwin.

La concepción evolucionista introdujo formas de pensar innovadoras respecto a que no sólo los humanos pudieran tener comportamientos irracionales, o sea instintivos, sino que también los animales pudieran tener comportamientos racionales, o sea inteligentes, semejantes a los de los humanos. Lo que conllevaba un planteamiento continuista de la evolución de las especies desde las más inferiores hasta el ser humano.

El núcleo de su teoría se puede resumir en estas dos frases:

"In the struggle for survival, the fittest win out at the expense of their rivals because they succeed in adapting themselves best to their environment" (En la lucha por la supervivencia, los más aptos triunfan a expensas de sus rivales porque consiguen adaptarse mejor a su entorno).

"I have called this principle, by which each slight variation, if useful, is preserved, by the term Natural Selection" (He llamado a este principio, por el que cada pequeña variación, si es útil, se conserva, con el término de Selección Natural).

Por tanto, para Darwin el que sobrevive no es el más listo o el más inteligente sino el que mejor se adapta al cambio.

En consonancia con sus teorías, la conducta emocional tiene una función adaptativa y, en definitiva, de supervivencia. Las emociones son reacciones adaptativas para la supervivencia que se heredan genéticamente por mecanismos de maduración neurológica.

En términos de motivación queda la aportación más importante del evolucionismo y es la consideración de que el ser humano y los animales constituyen especies pertenecientes a un continuo biológico y que, por tanto, para ambas especies sus características y comportamientos tienen una función adaptativa en el proceso de supervivencia en un entorno concreto.

Se diluía así la diferencia entre el comportamiento humano y el animal, puesto que se consideraba que la conducta humana podía tener origen instintivo que podría explicar el comportamiento, y permitía a la psicología emprender un camino investigador más separado de concepciones filosóficas o religiosas.

Al hilo de las teorías evolucionistas de Darwin, se iniciaron corrientes de investigación como el funcionalismo en psicología, que trató de estudiar la mente humana para entender cómo facilitaba en el ser humano el desenvolvimiento en su medio, estudiando también la mente de los animales. De ahí que se considera también antecedente de la psicología experimental animal y de la psicología del aprendizaje. Pero eso es otra historia a la que volveremos en otro momento.

Continuará.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Datos personales

Páginas vistas en total