22 jul. 2011

La creatividad

Un concepto importante en psicología positiva es el de la creatividad, conocida como la capacidad de crear o producir algo, ya sean ideas, expresiones o comportamientos. Dentro del VIA Inventory of Strengths está englobada en el apartado de “Sabiduría y conocimiento” (wisdom and knowledge) que refleja las fortalezas cognitivas que implican la adquisición y el uso del conocimiento. La creatividad se asocia con la originalidad, la inventiva o la inteligencia práctica.

La creatividad está considerada como un proceso clave para el desarrollo personal y el progreso social por su capacidad de transformación. Refleja la capacidad del cerebro para resolver problemas de una forma original (recordar en esto el concepto de inteligencia creadora de Marinas) o para plantear ideas o conceptos novedosos y extraer conclusiones constructivas. En otras ocasiones se materializa en la creación de expresiones artísticas, obras literarias o teorías científicas. No sólo eso, como ha señalado en sus obras Csickszentmihalyi, también permite aplicar la creatividad humana para mejorar la calidad de vida y que haga que la vida merezca la pena ser vivida.

Si bien era un concepto asociado en un principio a la divinidad, por ejemplo en la antigua Grecia el papel jugado por la musas, la humanización de este concepto pasó por el uso de la expresión “genio creativo”, debido a los romanos, que tenía la connotación implícita de ser una concesión divida más que un acto humano. Sin embargo, desde el Renacimiento el concepto fue cambiando y, sobre todo, desde los trabajos de determinados psicólogos ya en el siglo XX, como J.P. Guilford, se inició el estudio de las diferencias individuales de la creatividad.

Actualmente está bastante desprestigiada la idea de que la creatividad es una característica diferenciadora entre personas, es decir, asociada a las características personales de cada uno, y no modificable, de forma que se es creativo o no. Hoy se entiende la creatividad como un conjunto de rasgos personales, circunstancias de entorno, social y cultural, conocimientos, capacidades cognitivas y, algo de suerte.

De lo anterior se deduce, y es una idea muy en consonancia con la psicología positiva, que la creatividad puede ser desarrollada, entrenada y potenciada como un recurso para afrontar situaciones nuevas, adversas o novedosas. Es decir, cualquier persona puede desarrollar su potencial creativo y mejorar la calidad de vida.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Datos personales

Páginas vistas en total