28 jul. 2011

El buen humor

El buen humor y la risa tienen mucha importancia en la psicología positiva. El sentido del humor es una de las fortalezas recogidas por Seligman y Petersen en la VIA Strengths (Playfulness). Respecto a la risa, como una manifestación de la alegría, se sabe que produce sensaciones psicofisiológicas y procesos neurofisiológicos placenteros muy valorados en diferentes disciplinas. De ambos es conocida su influencia positiva en la salud y el bienestar.

A falta de estudios empíricos más detallados, al buen humor se le atribuyen muchos beneficios físicos, psicológicos y sociales. Las sensaciones agradables que caracterizan a los estados de alegría, la prevención de situaciones de estrés o depresión, la potenciación del sistema inmunológico, la prevención de problemas en el sistema cardiovascular o las mejoras en la comunicación social son algunas de las más importantes.

Pero ¿qué se entiende por sentido del humor?, podemos acudir a lo que dice Seligman en su 24 VIA, Según advierte al inicio, el humor es más fácil de reconocer que de definir. Entre sus significados más comunes cita tres, la habilidad para provocar en otros una sonrisa o directamente la risa, una visión alegre de la adversidad que permite ver el lado menos oscuro de todas las cosas y por tanto mantener el buen humor y, en tercer lugar, la capacidad de disfrutar, crear o aceptar las incongruencias propias o ajenas.

Los expertos tienen muy claro que la risa y el humor fomentan la salud, aunque no se dispongan de pruebas empíricas. La risa permite reducir el estrés y la ansiedad e indirectamente afecta en la salud física del individuo. El sentido del humor propicia el buen ánimo que puede ayudar a afrontar situaciones de enfermedad o depresión. Por su parte, las emociones positivas, cualquiera que sea su origen, pueden tener efectos analgésicos, estimular la inmunidad o neutralizar las emociones negativas.

Un sentido del humor positivo permite afrontar los problemas en perspectiva, capacita para reírse de uno mismo y para valorar las cosas de forma relativa, considerando que todo es vanidad.

Otro efecto que puede ser analizado fácilmente es el benéfico sobre las relaciones sociales. Los individuos con un buen sentido del humor llegan a ser socialmente más atractivos y cercanos, logrando relaciones sociales más satisfactorias.

Nuevamente, uno de los aspectos más controvertidos para la psicología positiva es la medición del sentido del humor. Se trataría de evaluar de alguna manera las actitudes o conductas relacionadas con el humor y en qué medida y en qué situaciones las personas se ríen, sonríen o comparten el buen humor con los demás.

Los avances son esperanzadores y están permitiendo la aplicación práctica de técnicas como la “risoterapia”, basada en forzar la risa en situaciones de ausencia de humor, o la aplicación de videos cómicos como hace Barbara Fredrickson. Ya hemos comentado aquí que Fredrickson considera que las emociones positivas amplían el repertorio de pensamientos y fomentan la construcción de recursos para afrontar el futuro.

Actualmente existen muchos especialistas y organizaciones, por ejemplo la American Association for Therapeutic Humor, que se dedican a la aplicación del humor con carácter terapéutico en diferentes disciplinas. Se trata, en definitiva, de todo un mundo por explorar del que solo se pueden esperar resultados positivos para el ser humano.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Datos personales

Páginas vistas en total