30 mar. 2011

El N.I.N.D.A (El modelo de Kúbler Ross)

Cuando nos dan una noticia, o nos vemos envueltos en un proceso muy traumático, por ejemplo la notificación de una enfermedad terminal, la muerte repentina de un familiar muy cercano, una situación extrema en el trabajo, etc., se produce una serie de procesos mentales que, en general, siguen una serie de etapas muy concretas.

Con gran acierto las definió la doctora psiquiatra suiza Elisabeth Kübler-Ross que en 1969 (On Death and Dying) expuso su conocido "Modelo de Kübler-Ross" por primera vez, aplicado a las técnicas de cuidados paliativos para personas a las que se les ha anunciado una muerte cercana. Sin embargo, su teoría se puede extender a otras situaciones personales críticas y, con posterioridad, advirtió que también se pueden presentar en otro orden o que, según las personas, puede faltar alguna.

Las cinco etapas, muy conocidas y referenciadas desde hace años, son:

1. Negación ("No pasa nada, me siento bien!"). Una defensa temporal para el individuo.

2. Ira ("¿Por qué a mí?”). La negación no puede continuar y se producen sentimientos pasajeros, o no, de ira y envidia.

3. Negociación ("Haré cualquier cosa…"). Esperanza de posponer, retrasar o paliar el suceso.

4. Depresión (“¿Por qué seguir?"). Desconexión de todo sentimiento positivo.

5. Aceptación ("No puedo, me tengo que preparar"). La etapa final llega con la comprensión de lo que es irremediable y no se puede dar marcha atrás.

Intentemos analizar estas fases por las que casi seguro vamos a pasar y procurar “quemar etapas” para pasar rápidamente a algo parecido a un crecimiento postraumático, siempre que no se trate de la muerte, lógicamente. Volveremos al concepto de crecimiento postraumático en breve.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Datos personales

Páginas vistas en total